São Jorge

São Jorge tiene una superficie de 246 km2 y se sitúa en el grupo central de las Azores. Presenta forma de cuchillo, al ser alargada y estrecha, con 65 km de largo y solo 8 km de anchura máxima. Su altitud máxima es de 1.053 m (Pico da Esperança), y la capital es Velas, situada en la costa sur. Los extremos de la isla son Ponta dos Rosais, al oeste, y Topo, al este. De entrada, una de las cosas que más llaman la atención de S. Jorge es su imponente relieve costero, pues los cantiles alcanzan alturas de 300-425 m, especialmente en su lado norte, que es algo más escarpado que la vertiente meridional. Al pie de los mismos se suelen formar las denominadas “fajãs”, que son islas bajas en las que a menudo hay lagunas costeras permanentes, ya sean supramareales o sujetas al ritmo de las mareas; entre ellas destacan las fajãs do Santo Cristo y dos Cubres, situadas en la vertiente septentrional, que albergan sendos humedales de gran interés. Otro aspecto destacable es la notable alineación de volcanes que se aprecia desde el oeste hacia el centro de la isla, que constituye su eje estructural. Al respecto es importante recalcar que ha habido diversos episodios de volcanismo histórico en distintos siglos. Las zonas altas son de relieve más suave y presentan algunas llanuras de cierta extensión, lo cual contrasta con lo ya comentado para el litoral.

El clima es similar al de otras islas del grupo central, con precipitaciones medias que superan los 1.000 mm en las zonas bajas y valores más altos en las cumbres, así como escasos días de sol al año. Sus características orográficas y su situación oceánica hacen que, al igual que ocurre en otras muchas ínsulas de las Azores, se formen nieblas muy densas con frecuencia. El régimen de lluvias es más que suficiente para mantener los pastos de montaña verdes durante todo el año.

La población es de unos 9.000 habitantes (2011), concentrados mayoritariamente en Velas. La capital fue fundada alrededor de mediados del siglo XV, aunque su desarrollo como ciudad vino algo más tarde. Los núcleos costeros sufrieron el ataque más o menos frecuente de los piratas, al igual que sucedió en el resto del archipiélago. Por otro lado, los terremotos y las erupciones volcánicas también han afectado sobremanera a la población local a lo largo de la historia. Con referencia a estas últimas, ha habido eventos relevantes en los años 1580, 1757 y 1808. S. Jorge ha sufrido durante décadas un notable aislamiento, pero desde el año 1982 cuenta con un aeropuerto, lo cual, junto a la mejora de su puerto, ha supuesto una mayor apertura al mundo.

La economía local está basada principalmente en la ganadería vacuna y la pesca. Así, es famoso el queso de la isla, que constituye el más nombrado del archipiélago y tiene una gran calidad, así como ocurre con determinados platos tradicionales. En el pasado, y sobre todo entre los siglos XVIII y XIX, el cultivo de la naranja adquirió una gran relevancia, siendo exportado este producto a Inglaterra. Hoy en día va adquiriendo relevancia el turismo, asociado en gran medida al senderismo y la contemplación de la naturaleza, pues la isla es una de las más atractivas del conjunto de las Azores y en los últimos años se ha estado promoviendo este tipo de actividades en la generalidad del archipiélago.

Google maps
Volver