Boavista

Boavista es la isla de Cabo Verde más próxima al continente africano, del que dista unos 567 km; a su vez, forma parte, junto con Sal y Maio, del grupo de Barlovento. Su superficie es de 620 km2 y su altitud máxima de 390 m, siendo la cota más alta el Monte Estância. La capital, Sal Rei, se ubica en el sector noroeste, frente a la que existe un pequeño islote de 1,8 km de largo y 0,7 km de ancho, denominado Ilhéu do Sal Rei. El relieve de esta isla es muy llano, destacando en ella los grandes sistemas dunares y playas arenosas, que están formados por arenas organógenas.

También existen amplias superficies ocupadas por planicies de tipo terroso-pedregoso y unas pocas montañas y picos que destacan en el paisaje, tales como Monte Estância, Rocha Estância o de Povoação Velha y Monte de Santo António. Los únicos acantilados costeros de cierta entidad se encuentran entre Praia da Fátima y Ponta do Sol, y cerca de Morro Negro, aunque no caen a pico hacia el mar y tienen en su base una plataforma llana, ya sean coladas lávicas que en su momento avanzaron hacia el mar o rellenos sedimentarios posteriores. Las playas arenosas más amplias son las de Curralinho o de Santa Mónica, en el lado sur, y Costa de Boa Esperança, en la cara norte, con unos 13 y 11 km de largo, respectivamente. En cuanto al clima, la aridez y la alta insolación son la nota predominante en Boavista, donde las precipitaciones medias anuales no superan los 275 mm, y a veces hay años en que apenas llueve. Como contraste, cuando llegan lluvias monzónicas más o menos fuertes el paisaje de transforma durante unas semanas en un vergel y por las “ribeiras” corre agua de forma inusual. Al respecto cabe indicar que el único enclave que cuenta con agua dulce o salobre de forma permanente es la Ribeira de Água o laguna de Rabil, además del denominado “Olhinho do Mar”, situado en la zona montañosa oriental.

La población actual de Boavista es de 9.162 habitantes (censo de 2010), más del doble que la existente en el año 2000, siendo la isla que ha experimentado un mayor crecimiento poblacional en las últimas décadas, junto con Sal. No es casualidad que ambas constituyan las islas donde se está desarrollando de forma más notoria la actividad turística, ya que ello ha servido de “polo de atracción” para la llegada de personas del resto del archipiélago y del continente africano, y en menor medida de otras latitudes. Por tanto, la economía de Boavista se está transformando rápidamente, pasando del sector primario (agricultura, ganadería y pesca) al sector terciario (turismo y servicios) en apenas dos décadas, aunque aún se practica la agricultura -mayoritariamente de secano-, la pesca y, en menor medida, la ganadería. El auge del turismo ha propiciado la creación de centros de buceo y pesca de altura, así como de otros deportes náuticos y al aire libre, lo cual está diversificando la economía local.
La historia de esta isla está marcada, al igual que ha ocurrido con el resto del archipiélago de Cabo Verde, por las grandes crisis alimentarias sufridas por su población, como consecuencia de las frecuentes sequías que la han afectado. Ello motivó una alta tasa de mortalidad (especialmente entre el siglo XVIII y finales del XIX) y la emigración forzada a otras ínsulas con mejores condiciones de vida, como Fogo y São Nicolau.

Entre las actividades económicas singulares practicadas durante el pasado destacan la explotación de costras calcáreas para la obtención de cal, la obtención de arcilla para alfarería (sigue siendo famosa la cerámica de Rabil), la explotación de sal marina en las salinas de Sal Rei y una pequeña industria conservera de pescado. Como hecho histórico singular destaca el encallamiento del barco mercante español “Cabo de Santa María” en la Costa de Boa Esperança en el año 1968, cuyos restos aún son visibles en la actualidad. Hoy en día el paisaje y las actividades tradicionales están cambiando de forma radical, al calor de las nuevas instalaciones hoteleras existentes en enclaves como Sal Rei, Praia das Chaves y al oeste de Curral Velho. Además, se ha creado un nuevo aeropuerto internacional y las carreteras han ido mejorando poco a poco. Este panorama indica que la población insular y el número de turistas seguirán creciendo de forma exponencial.

Google maps
Volver