São Vicente

São Vicente, con 227 km2, es la segunda isla en importancia tras Santiago, ya que se considera la “capital” de Barlovento. Su altitud máxima se sitúa en Monte Verde, montaña que alcanza los 774 m, y la capital es Mindelo. Es una isla con un relieve llano en parte de su superficie, sobre todo en el centro-oeste y ciertas áreas del norte y este, mientras que en las zonas meridional y noroccidental predominan las laderas y montañas bastante erosionadas. Hay campos dunares que se extienden en las áreas de Calhâu–Praia de Palha Carga, hacia el este, y Lazareto–São Pedro, hacia el oeste, así como en la Baía de Salamansa y, en menor medida, Baía das Gatas (norte).

Por otro lado, las únicas muestras de volcanismo reciente se aprecian en la punta situada al sur de Calhâu (sector de Topim), donde hay un volcán de considerables dimensiones muy bien conservado y unos frentes de lava que han penetrado hacia el mar. Por el contrario, en el resto de la isla predominan los terrenos erosionados, patentes en las descarnadas montañas y picos que aparecen aquí y allá por toda la geografía. También existen playas de arena orgánica de cierta amplitud en S. Pedro, Salamansa y Mindelo, mientras que los acantilados costeros de mayor altura se sitúan en los extremos sur, norte y noroeste, con más de 200 m de altura en determinados puntos. El clima es en general bastante árido, siendo la media anual de precipitaciones inferior a los 200 mm, aunque en Monte Verde se aprecia la notable incidencia de los alisios del noreste, que contribuyen a refrescar notablemente esta zona. En los años más favorables las lluvias pueden ser cuantiosas y producir un paisaje temporalmente inusual, bastante verde.

São Vicente alberga una población de 76.107 habitantes (censo de 2010), lo que supone más del 15% de la población total del archipiélago, debido sobre todo a la existencia de la segunda urbe en importancia del mismo, Mindelo. En este sentido, la población de la isla se ha incrementado en un 1,3% al comparar dichos resultados con los del año 2000, valor sensiblemente inferior al de Boavista, Sal o Santiago. La economía local ha cambiado de forma profunda en las últimas décadas, en paralelo a las mejoras sociales y de las infraestructuras de la isla. El sector servicios, sobre todo el turismo, tiene una relevancia creciente, como reflejan las nuevas instalaciones creadas en distintas localidades, tanto en Mindelo y su entorno como en Calhâu y São Pedro.

La historia de esta isla está marcada en buena medida por el devenir de su puerto, el más importante del archipiélago durante mucho tiempo, debido a su magnífica ubicación en una amplia y protegida bahía natural. Así, varias compañías internacionales, sobre todo inglesas, establecieron su base de operaciones en el mismo, como escala en la ruta hacia las colonias británicas africanas y asiáticas. La pesca es otra fuente económica de gran importancia, estrechamente ligada a este puerto. La flota pesquera caboverdiana se ha ido modernizando en los últimos años y actualmente dispone de un centro de investigación asociado a la Universidad de Cabo Verde. Por otro lado, y a pesar de que la ganadería ha ido perdiendo mucho peso en la economía local, hace unos años se introdujeron nuevas razas de ganado caprino procedentes de Canarias, con resultados muy esperanzadores.

El mayor problema de S. Vicente es la escasez de agua, por lo que hace unos años se instaló una planta de desalinización para poder abastecer a la numerosa población existente. Asimismo, se han seguido perforando pozos, y también se han colocado unas mallas captanieblas en Monte Verde, que están dando resultados bastante positivos. Para evitar la erosión se han realizado varias repoblaciones con acacias y otros árboles adaptados a los medios semidesérticos, que hoy en día cubren una superficie superior a las 1.200 ha.

Google maps
Volver