Alegranza

Con una superficie de unos 10 km2, Alegranza representa el punto más septentrional del Archipiélago. Está situada al norte de Lanzarote, y su máxima altitud se encuentra en la Caldera, de casi 300 metros de altura. Es de propiedad privada, pero forma parte de la Red de Espacios Naturales de Canarias (Parque Natural de Chinijo y Reserva Integral de Los Islotes), y su acceso está restringido.

El relieve de la isla viene definido en buena parte por la caldera, considerada una de las más completas del Archipiélago. Se trata de un amplio edificio de origen hidrovolcánico, de unos 1.300 metros de diámetro y unos 250 de profundidad. En la vertiente oeste, la erosión marina ha labrado un gran acantilado, que descubre su estructura interior.

Separados por la plataforma central, al este se encuentran alineados otros tres conos volcánicos, asimismo recortados por el mar: Montaña de Lobos (220 metros), Morro de las Atalayas (130 metros) y Morro de la Rapadura (130 metros). Las coladas lávicas emitidas desde dichos conos, recubren buena parte de esta meseta. Entre los mal países y otros aparatos volcánicos menores, aparecen algunas pequeñas cuencas endorreicas, donde se acumula una arcilla salitrosa.

Ya en el sector norte, aparece una zona llamada El Jablillo, ocupada por las finas y blancas arenas lanzadas por el mar y el viento hacia el interior. La cubierta vegetal es la propia del piso basal canario, con abundante presencia de comunidades halófilas. Las tabaibas desarrollan unas formas espectaculares, en aquellos sectores de fuerte viento. En las áreas de cultivos abandonados, crecen profusamente las aulagas y, sobre todo, una planta introducida: el bobo o tabaco moro (Nicatiana glauca)

Alegranza es lugar de refugio y nidificación de numerosas aves. Destacan las rapaces, caso del guincho (Pandian haliaetus) con dos o tres parejas, y el escaso halcón de Eleonor (Falco eleanarae). Pero son, sobre todo, las aves marinas las más abundantes. Sobresale una numerosa colonia de pardelas (Calonectris diamedea), de las que se conservan restos de no muy lejanas matanzas, cuando esta especie suponía un elemento importante dentro de la economía insular. La colonia actual de pardela cenicienta, es una de las mayores de la Macaronesia, y asciende a unas 10.000 parejas.

Google maps
Volver