Salvaje Grande

Es la isla mayor (4,5 km2) y más alta (151 msm). Tiene la forma de una meseta de contorno irregular, casi plana por arriba y con laderas muy pendientes que se precipitan bruscamente hacia el mar. La parte superior, situada a unos 100 metros de altura sobre el mar, es un gran llano sobre el que destacan tres promontorios: Pico da Atalaia (151 msm), donde se encuentra uno de los faros, Pico Tornozelos (137 msm) y Pico do Inferno (107 msm). Cuando la atmósfera está limpia, desde allí se puede ver el Teide a simple vista. La costa está muy erosionada por la intensa acción del mar. Es acantilada en su mayor parte, abrupta y de difícil acceso, ya que está rodeada de escollos, farallones y plataformas rocosas en todo su perímetro.

Existe un pequeño desembarcadero situado a sotavento, en la Enseada das Cagarras, donde se encuentra una casa en la que se alojan los guardas de esta Reserva Natural. De allí parten dos senderos hacia la llanura superior. Geológicamente, el basamento de la isla está formado por un complejo aglomerado de tobas compactas que engloban rocas volcánicas fonolíticas y rocas plutónicas, atravesado por diques y pitones fonolíticos y basálticos. Sobre esta matriz que se eleva unos 70-80 metros sobre el mar, descansa un estrato de materiales calcáreos miocénicos de varios metros de espesor, donde aparecen diversos fósiles, tanto terrestres como marinos. La parte superior de la isla está cubierta por piroclastos y coladas basálticas de antiguas erupciones submarinas, y de otras de origen más reciente procedentes de los citados picos de Atalaia, Tornozelos e Inferno que, en realidad, son conos volcánicos desmantelados.

Google maps
Volver